6976502047_7573ffe5cc_k

¿Seguro?

Y digo peligro, porque lo es seguir creyendo que la leche es mala. Igual hay suerte y algún lector de Impaciencia no ha oído la reciente tendencia a satanizar la leche (o la lactosa) e incluso todas las proteínas animales. Esto se debe a la “Dieta Alcalina”.

Antes de seguir aclaremos brevemente lo que es el pH: El pH es la medida de cómo de ácido o básico (alcalino) es un líquido. La escala va de 0 a 14, siendo 0 completamente ácido y 14 completamente básico.

Para lo que no sepan de qué va la dieta alcalina, esta se basa en la creencia de que ciertos alimentos afectan la acidez de los fluidos corporales, como la orina o sangre, y que pueden ser utilizados para tratar o prevenir enfermedades. Cuando degradamos los alimentos que ingerimos, nos quedamos con algunos productos de desecho, a veces llamados cenizas. Esta ‘ceniza’ puede ser ácida o alcalina, dependiendo del contenido de proteína, azufre o minerales que contengan dichos alimentos. Los partidarios de la dieta alcalina aseveran que el consumo de alimentos que deja muchas cenizas ácidas como deshecho afecta a nuestro pH sanguíneo y ello nos hace vulnerables a las enfermedades. Para combatirlo, aconsejan comer una dieta rica en alimentos alcalinos, y de ese modo protegerse de todo tipo de enfermedades, incluyendo osteoporosis, cálculos renales, piedras en la vesícula, cáncer, artritis y diabetes entre otras.

863885373_70edb869d7_b

Suena genial, ¿verdad? Pues como todo lo que suena demasiado bueno para ser verdad, no lo es.

Sabemos que una dieta occidental típica (alta en cereales y carnes rojas combinado con un bajo consumo de vegetales de frutas) tiene carga ácida alta. Obviamente, este tipo de alimentación choca con las recomendaciones dietéticas actuales y a largo e incluso medio plazo puede tener un efecto negativo en nuestra salud. Pero no es porque formen ácidos, los alimentos que forman ácidos no son necesariamente malos para la salud. Una dieta se juzga como un todo y no sólo en los alimentos individuales. Muchos de los alimentos que causan ‘ceniza ácida’ son nutritivos y pueden compensar como parte de una dieta sana y equilibrada, como carnes, pescados, lácteos, judías y granos enteros.

Sin embargo, los defensores de la dieta alcalina no están de acuerdo con esto. Afirman que al comer alimentos que forman cenizas alcalinas, se puede evitar la creación de un ambiente ácido en su cuerpo. Sugieren que mediante la modificación de su dieta, se puede cambiar el pH de la sangre y a menudo animan a comprobarlo mediante el pH de la orina.

Vayamos por partes. La primera mentira es que podemos cambiar el pH de nuestra sangre. Nuestras células funcionan dentro de un estrecho rango de pH, y esto está minuciosamente controlado por mecanismos finamente sintonizados que trabajan para corregir cualquier desequilibrio. En condiciones normales, el pH de la sangre es ligeramente alcalino (alrededor de 7,4). Todos los productos de desecho que amenazan este entorno se tratan rápidamente antes de que estos cambios pueden tener un impacto en la salud. Es cierto que si la sangre se vuelve ácida vamos a enfermar gravemente de algo llamado acidosis metabólica, pero esto sólo se produce debido a una condición grave, donde el cuerpo no está funcionando como debería y no por algo que comamos o dejemos de comer.

Pero no queda ahí. La idea de que se puede comprobar el pH de nuestro cuerpo analizando el de nuestra orina es también falsa. La dieta puede cambiar el pH de la orina porque nuestro cuerpo trabaja para mantener el equilibrio del pH de la sangre de alrededor de 7,4, por ello, el pH de la orina no es un reflejo de que el pH de la sangre (o cualquier otra parte del cuerpo). Es simplemente una indicación de que los riñones están haciendo su trabajo. Cualquiera que sea el número o color que aparece en la tira medidora de pH, si estamos sanos, podemos estar seguros de que el pH de la sangre es de alrededor de 7.4

Lo sorprendente es que los partidarios de esta dieta reconocen que los mecanismos homeostáticos controlan el pH del cuerpo para mantenerlo estable. Sin embargo, proponen que la actividad metabólica necesaria para neutralizar la acidez en la sangre puede causar la enfermedad, tales como la osteoporosis y el cáncer.

canceeeeeeeeeeeeeeeer

Ejemplo de uno de los muchos carteles de alerta y falsos que puedes encontrar.

Dado que son dos enfermedades muy graves y con muy alta incidencia, es un poco temerario exclamar que tienes la cura así como así, a no ser que quieras dar falsas esperanzas basadas en el miedo a la enfermedad y con ello ganar adeptos a tu causa infundada.

En cuanto a la osteoporosis:

La teoría sugiere que los minerales necesarios para neutralizar la ceniza ácida (calcio) proviene de los huesos, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis. Sin embargo, esto ha sido ampliamente investigado y no se ha encontrado vínculo entre el riesgo de fractura ósea y/u osteoporosis. Esta teoría también ignora en gran medida la función de los riñones en el equilibrio ácido-alcalino.

En cuanto al cáncer:

Se ha sugerido que las células cancerosas crecen en un ambiente ácido. Esto puede ser cierto (aunque depende del cáncer), pero para que la dieta pudiera prevenir un ambiente ácido, tendría que poder influir en el pH de las células y la sangre, cosa que no sucede. Curiosamente, las células cancerosas pueden crear su propio ambiente ácido, por lo que a pesar de que existe un vínculo entre las células cancerosas y la acidez, en realidad no es algo que se pueda controlar.

Es una faena, porque ojalá pudiéramos librarnos del cáncer y otras muchas enfermedades modificando nuestra dieta, pero no. Por ahora las dos cosas que podemos hacer es comer lo más sano y equilibrado posible (si quieres saber como comer equilibrado pregúntale a tu médico de cabecera, no esperes encontrar la respuesta en un blog) e instar a nuestros gobiernos a invertir en ciencia e investigación pública de calidad.

(Este artículo es básicamente una traducción de este otro)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s